• Hermana Edna Milena Pérez

Ayuda Idónea


¡Amadas hermanas, el señor nos ha movido en este día a orar por nosotras mismas, para que seamos la ayuda idónea para nuestros esposos, para ayudarlos a estar más firmes en el Señor con nuestro ejemplo, a dar lo mejor de cada una de nosotras para que nuestros matrimonios estén de acuerdo al propósito de Dios en nuestras vidas!


18 Y dijo el Señor Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Génesis 2:18

¡El Señor en ningún momento dijo, le haré una ayuda idónea a la mujer, sino a él, al hombre, no se nos olvide que el orden que Jesús pone a las cosas es muy importante!!


8 Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, 9 y tampoco el varón fue

creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. 10 Por lo cual la mujer

debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles. 11 Pero en el

Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón; 12 porque, así como la mujer

procede del varón, también el varón nace de la mujer; pero todo procede de Dios. 1

Corintios 11:8-12

Sin embargo, sabemos que Dios nos ha puesto en parejas para ser uno solo. 6 Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. Mateo 19:6

Es claro que Dios ha establecido el orden de sujeción del hombre a Dios, y la mujer al esposo. La palabra de Dios nos pide que como esposas tengamos testimonio de buenas obras. 1 Timoteo 5:10; 13 10 que tenga testimonio de buenas obras; si ha criado hijos; si ha

practicado la hospitalidad; si ha lavado los pies de los santos; si ha socorrido a los afligidos;

si ha practicado toda buena obra. 13 Y también aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran. 14 Quiero, pues, que las viudas jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen su casa; que no den al adversario ninguna ocasión de maledicencia.

A esto nos llama el Señor Jesús, a que seamos testimonio de una vida en Cristo, que estemos preparadas para toda buena obra; que no seamos ociosas, ni chismosas, ni entremetidas, para que no demos ocasión de caer a otros con nuestro testimonio.


5 a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que

la palabra de Dios no sea blasfemada. Tito 2:5

Pidámosle a Jesucristo, que nos ayude a ser unas mujeres prudentes, que complazcamos y cuidemos a nuestros esposos, que vivamos para Cristo y que lo reflejemos a El en nuestras obras, que nos ayude a ser mas sumisas, mas obedientes al Señor, que nos ayude a menguar para glorificar su nombre.


No se trata de sentirnos menos que nuestro esposo, porque la palabra de Dios dice que somos coherederas de la salvación, es obedecer la palabra en cuanto a nuestro comportamiento, a nuestra manera de afrontar situaciones, que el Señor dió esa autoridad a los hombres, para que nosotras sigamos siendo tratadas como vaso más frágil. tratemos a nuestros esposos con amor, desempeñando nuestros roles como dice en la palabra gobernando nuestra casa, que seamos nosotras dándole ese lugar que Dios le dió a nuestro esposo en el estado del matrimonio. Que el mismo Señor Jesús nos llene de entendimiento y nos ayude a actuar de acuerdo a su palabra, para ser cada dia santos, apartados para El.


Les amo en Cristo Jesús.

#PalabradeDios #Palabradevida #esposasdelamanodejesus #esposas #sanacion #esposasdelamanodeJesús #matrimonios #Dios #poderdelaoración #Jesús #esposos #sanador #poderdelaoracion #Cristo #fe #matrimoniosencristo #oracion #salud #esposa #amor #ayudaidonea

226 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tentación

Fidelidad!