• Hermana Edna Milena Pérez

FORTALEZA EN CRISTO


Amadas amigas, bendiciones, en el día de hoy vamos a orar para que el Señor Jesús nos dé la fortaleza suficiente para permanecer en El.

Que nuestro esposo desde el día de hoy confíe en la seguridad que da el vivir en Cristo. La Palabra de Dios dice: Isaías 41:10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Cuando Dios mismo nos hace el llamado a no temer, es algo hermoso, porque sabemos que podemos confiar en su protección y en su fuerza en nuestra vida. Él dice no desmayes, siempre te ayudaré, Él no dice algunas veces él dice SIEMPRE te ayudare, siempre te sustentaré. Significa que debemos confiar en que Él nos va a dar todos los días fortaleza para superar las pruebas, para afrontar las dificultades en nuestra vida, para enfrentarnos a todo lo que la vida nos trae a diario.

Salmo 18:32 Dios es el que me ciñe de poder, Y quien hace perfecto mi camino; Dios nos va a dar la fuerza necesaria para nuestro caminar diario, para confiar en su protección divina en nuestra vida. Él es quien allana nuestro camino, si confiamos en la verdad de su palabra, debemos creer en su amor, en su guía. Salmo 46:1 Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Oremos en el día de hoy para que nuestro esposo y nosotras mismas aprendamos a confiar en las promesas que hay en las Sagradas Escrituras para nuestra vida; que no confiemos en la protección que brinda el mundo -que es momentánea-, sino que confiemos en el auxilio que Jesús nos trae a diario.

Pidámosle al Señor Jesús, que nos esfuerce cada día para poder ser valientes frente a cualquier situación adversa en nuestra vida. Salmo 28:7-8 el Señor es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, que nuestra confianza esté en el Señor de los ejércitos, que estemos gozosos cada día confiando que él es el que nos cubre, nos sustenta, nos apacienta, confiando en su propósito en nuestras vidas.

Salmo 119:28 Se deshace mi alma de ansiedad; Susténtame según tu palabra. Pidámosle al Señor Jesús de todo nuestro corazón, que Él sea cambiando nuestro lamento en gozo, nuestra tristeza en alegría, que Él sea mostrándonos que a través de su palabra podemos vencer cualquier obstáculo en nuestra vida. ¡Porque Todo lo puedo en Cristo que me fortalece!

Les amo en Cristo Jesús


28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

EL AMOR

ORACION

SABIDURIA